Watergy México

Eficiencia Integral en Agua y Energía

Alianza para el Ahorro de Energía USAID FIDE CONAGUA ANEAS CONAE IMTA CFE
twitter

Inicio>>Conceptos Watergy

 

Eficiencia en la DemandaFlecha de títilo Tecnologías | Programas | Programas IndustrialesOpciones en Políticas

“El agua es valiosa y escasa. Si todos trabajamos juntos con el espíritu de ´izandla ziyagezana` (´una mano lava la otra`) para pagar por el agua y usarla prudentemente, todos podremos contribuir a la tarea de administrarla para el futuro... El compromiso que significa un Programa de Administración de la Demanda de Agua para ahorrar agua a través de su uso eficiente no es un lujo, sino una absoluta necesidad.”

 

                                                Water Wise Program, Johanesburgo, Sudáfrica 

 

Introducción

 

La reducción de la cantidad de agua que se consume, al mismo tiempo que se mantiene el nivel de beneficios para el cliente, puede ayudar a disminuir grandemente el costo, tanto para el consumidor como para las empresas de servicio de agua. Las empresas pueden ahorrar dinero porque la disminución de la demanda efectivamente crea más capacidad del sistema. Al disminuir la demanda una empresa de servicio de agua puede ayudar a evitar inversiones en nuevas instalaciones y equipo. Además, la disminución de la cantidad de agua que fluye a través del sistema probablemente reducirá las pérdidas de energía por fricción, reduciendo por lo tanto el costo de bombeo. El consumidor se beneficia de la disminución de la demanda a través de un menor costo del suministro, menos probabilidades de falta de agua y de desembolsos importantes en inversión. Aunque algunas empresas ven con cautela los programas relacionados con la demanda  que pueden afectar los ingresos, en la mayoría de los casos tanto los ahorros resultantes de esos programas a corto y a largo plazos compensan con mucho los costos.

 

En esta sección se describen varios métodos y tecnologías con efectividad de costos que pueden ser de gran ayuda para disminuir la demanda municipal de agua y de energía. Sin embargo, en la práctica, la efectividad de costos de muchos de estos métodos y tecnologías requiere una determinación precisa de los precios del agua para los consumidores, para que reflejen el costo real del agua suministrada a través de sistemas de entrega y tratamiento de aguas.

 

Además de precios adecuados, otros factores que determinan la aplicabilidad de algunas medidas del lado de la demanda para las empresas de servicio de agua, incluyen la penetración de mercado de los electrodomésticos que usan agua, los tipos de industrias conectadas al sistema y las tecnologías disponibles para el mercado interno.

 

Por ejemplo, en Australia, la planta de tratamiento ubicada en Mt. Victoria de la compañía Sydney Water estaba operando a casi toda su capacidad, por lo que la empresa realizó una estudio de actualización de la capacidad al menor costo. En el estudio se encontró que la opción más económica para aumentar la capacidad combinaba varios programas de administración de la demanda que reducirían significativamente el consumo del agua, las descargas de aguas residuales y la carga de nutrientes. Al emprender acciones relacionadas con la demanda, esta empresa podía diferir y reducir los costos de ampliación de la planta de tratamiento.

 

Una situación donde todos ganan: las empresas y  los clientes (Win-Win)

 

La meta de la administración respecto a demanda es proporcionar al cliente los mismos o mayores beneficios utilizando menos agua. En la mayoría de los casos, un cliente no obtiene ningún valor adicional del mal uso del agua. Por ejemplo, un consumidor al  descargar un sanitario no obtiene ningún beneficio agregado de un sanitario que desperdicia agua.

 

El uso del agua puede reducirse a través de acciones relativamente sencillas de parte del cliente, como cerrar el grifo mientras se lava los dientes o utilizar aguas residuales no tóxicas para regar las plantas. Además, los dispositivos para ahorrar agua como las lavadoras de ropa de eje horizontal, cabezales de bajo flujo para regaderas, aireadores de grifos y sanitarios de descarga ultrabaja, pueden ayudar a disminuir el consumo. Asegurar que cada cliente use el agua en forma eficiente ayudará a optimizar el desempeño de todo el sistema de suministro de agua, ayudándole también a diferir o eliminar la necesidad de gastar grandes cantidades de capital para lograr una mayor capacidad.

 

 Por ejemplo, las autoridades de la ciudad de Toronto han estado muy activas en tareas administrativas relacionadas con la demanda. La ciudad ha invertido en programas como incentivos para sanitarios de descarga ultrabaja, recompensas por capacidad de agua industrial y promoción de lavadoras de ropa de eje horizontal, con la meta de disminuir en un 15% la demanda pico de agua. La ciudad de Toronto calcula que sus esfuerzos para la reducción de la demanda costarán aproximadamente una tercera parte de lo que costaría crear una cantidad igual en nueva capacidad. Además, se han acumulado miles de dólares en ahorros a favor de usuarios finales que usan menos agua.

 

 La ciudad de México es otro ejemplo de cómo la disminución de la demanda puede aumentar la capacidad. Debido a la dificultad de encontrar nuevas fuentes de agua para una población de clase media cada vez mayor, los funcionarios del gobierno de la ciudad lanzaron un programa de conservación de agua que implicaba la sustitución de 350,000 sanitarios anticuados. Este cambio ha significado un ahorro suficiente para suministrar el servicio a 250,000 residentes adicionales.

 

Beneficios adicionales

 

El impacto de las medidas relacionadas con la demanda puede ser en realidad mucho mayor cuando se llevan a cabo en forma conjunta con acciones relacionadas con el suministro. Por ejemplo, al combinar un programa para disminuir la demanda con la compra de bombas nuevas que consuman menos energía, la empresa no sólo puede ahorrar energía por la disminución del agua que se mueve a través del sistema, sino que también puede comprar bombas más pequeñas y menos costosas para satisfacer una menor demanda de bombeo. En muchos casos, la reducción de la demanda debe darse antes de la modernización del sistema, para ayudar a determinar cuál es la línea base real de la  demanda de agua del sistema.

 

Uno de los aspectos más atractivos de las actividades administrativas relacionadas con la demanda en comparación con invertir en mejoras importantes, es la capacidad que tiene la empresa de desarrollar, ampliar o disminuir rápidamente un programa relacionado con la demanda para satisfacer las condiciones presentes. Los programas relacionados con la demanda pueden tener un impacto importante en un período de un año, mientras que los proyectos  de desarrollo con importante inversión deben hacerse con años de anticipación y son difíciles de modificar para adaptarse a circunstancias cambiantes.

 

Las autoridades de la ciudad de Toronto citaron la flexibilidad como uno de los beneficios más importantes de su proyecto relacionado con la demanda. Con muchas incertidumbres sobre la futura demanda, las autoridades de Toronto se sentían mucho más cómodas haciendo inversiones más pequeñas y graduales en la administración de la demanda, en lugar de hacer una inversión a 5 ó 6 años en nueva capacidad.

 

Otro beneficio adicional de disminuir el uso del agua es una menor demanda  sobre los ríos, lagos y recursos de aguas subterráneas. Esto es especialmente importante si se considera el número de lagos grandes y vías fluviales que están desapareciendo y los acuíferos que están decreciendo debido al uso excesivo de las fuentes de agua dulce.

 

Por ejemplo, el lago natural más grande del norte de China, el Lago Baiyangdian en la provincia de Hebei, es muy probable que se seque completamente debido a una combinación de sobreexplotación y una menor precipitación pluvial. Es muy probable que esto tenga un efecto negativo grave sobre la población y la estabilidad de la región.

 

Un ejemplo del uso excesivo de las aguas subterráneas puede encontrarse en Ahmedabad, India, en donde la extracción excesiva ha causado que el nivel freático de la ciudad haya bajado un promedio de 2.13 m (siete pies)  por año en los últimos 20 años. No solamente esto pone en peligro el futuro del acuífero regional, sino que también obliga a los consumidores que dependen de las aguas subterráneas, a pagar más para obtenerla. La compañía local de electricidad calcula que se requieren 0.0125 vatios adicionales por litro (0.04723 vatios adicionales por galón)  para bombear el agua a la superficie con cada baja de 2.13 m (7 pies) del nivel freático. Esto se traduce en un millón de kWh adicionales por año para traer la misma cantidad de agua a la superficie a un costo anual agregado de más de US$60,000 dólares.

 

Acerca de | Actividades | Conceptos Watergy | Recursos Técnicos | Financiamiento
Contáctenos | Foro | Chat