Watergy México

Eficiencia Integral en Agua y Energía

Alianza para el Ahorro de Energía USAID FIDE CONAGUA ANEAS CONAE IMTA CFE
twitter

Inicio>>Conceptos Watergy>>Eficiencia en el Suministro

Prácticas Operativas y de MantenimientoFlecha de título

Las principales oportunidades de mejora del lado del suministro se encuentran en las operaciones y prácticas de mantenimiento, el rediseño del sistema y en los procesos de tratamiento de aguas residuales. La tarea del equipo o del administrador es identificar las oportunidades de mejora y fijar prioridades. El proceso de planeación debe reconocer los impactos que tienen las mejoras realizadas en un área determinada sobre otras partes del sistema.

 

Con frecuencia las oportunidades más económicas para aumentar la eficiencia son las que tienen como fin mejorar las prácticas operativas y de mantenimiento. Una de esas tareas, que es de importancia crítica para las empresas de servicio de agua, es reducir las fugas y las pérdidas.

 

Por lo general se desperdician valiosos insumos de agua y energía a través de las fugas del sistema, un equipo con mantenimiento deficiente, medidores defectuosos, máquinas sin usar que se dejan inactivas y sistemas operados en forma inadecuada. Para corregir estos problemas, el equipo administrador de la energía utilizada en el suministro de agua puede crear un manual de procedimientos en donde se estipulen las normas de operación, los programas de mantenimiento, los mecanismos de vigilancia y módulos para capacitación de empleados.

 

Las prácticas de mayor beneficio en dicho manual de procedimientos pueden incluir las siguientes:

 

  • Asesoramiento para administrar el sistema, con el fin de cumplir con las necesidades de flujo sin una presión excesiva

  • Programas para inspeccionar el equipo y la tubería respecto a fugas

  • Medidas para sustituir cabezales de tuberías agrietados y arreglar los registros

  • Horarios para verificar la precisión de los medidores y limpiar el equipo

  • Asesoría para identificar y sustituir el equipo deficiente

  • Reglamentación para desconectar el equipo de tratamiento de aguas residuales, los motores, el equipo de calefacción, aire acondicionado y ventilación y demás equipo que no esté en uso

  • Lineamientos para utilizar el almacenamiento de agua y horas de operación para reducir los requisitos de operación del sistema en horas pico

 

Para una instalación  de suministro de agua, la reducción de la presión del agua en el sistema tiene varios impactos positivos en su eficiencia. Una menor presión de agua  puede conducir a la disminución de fugas, de la tensión en las tuberías y las juntas, y del flujo que va hasta las llaves abiertas del usuario final. La reducción de la presión también alarga la vida del equipo, disminuye el deterioro del sistema y la necesidad de reparaciones. Los clientes que utilizan poca agua, con presiones en el sistema de más de 80 libras por pulgada cuadrada (psi) ó  551 KPa , deben ser considerados candidatos a la reducción de la presión del agua, siempre y cuando dicha reducción no ponga en entredicho la calidad del servicio al cliente.

 

Los sistemas de agua con múltiples zonas de presión, frecuentemente tienen costos de energía más altos debido a la operación de estaciones de bombeo impulsoras que aumentan la presión del agua. Los sistemas de velocidad ajustable (ASD) de las bombas compensan las diferentes condiciones de flujo y presión, y dan una solución para el ahorro de energía. También puede ser conveniente el uso de válvulas reductoras de presión.

 

La infiltración de aguas subterráneas y de lluvia al sistema causa que las bombas en las estaciones impulsoras operen durante más tiempo, y pueden requerirse bombas más grandes o múltiples para manejar los flujos mayores. La sustitución de cabezales fracturados y el arreglo de los registros reduce los problemas de infiltración y flujo de entrada, disminuyendo la energía consumida por las bombas en las estaciones impulsoras y en las plantas de tratamiento.

 

Periódicamente deberán efectuarse pruebas de exactitud de todos los medidores, especialmente de los más antiguos. También deberá considerarse el tamaño correcto de los medidores, ya que cuando son demasiado grandes para el nivel de uso de un cliente, pueden registrar un consumo más bajo de agua. De la misma manera, es muy recomendable recalibrar los medidores periódicamente, con el fin de asegurar la contabilización y  facturación exacta del agua.

 

Reducción de pérdidas y fugas

 

La reducción de las pérdidas y fugas es una parte importante de cualquier estrategia para el uso eficiente de la energía y agua. Aunque existen grandes diferencias entre las empresas de servicio de agua respecto a las tasas de agua desperdiciada, ninguna empresa es inmune a las pérdidas y fugas de agua por deficiencias.

 

En países como Estados Unidos e Israel, el 85% o más del agua que entra al sistema generalmente llega al usuario final. Por ejemplo, las autoridades de la ciudad de Austin, Texas, presumen de solamente un 8% de agua desperdiciada en su sistema, manteniendo esta tasa a través de un programa muy agresivo de disminución de fugas. Sin embargo, en muchos otros países como Turquía y Egipto la cifra de agua desperdiciada sube hasta un 50%. Una revisión de 54 proyectos en países en desarrollo financiados por el Banco Mundial descubrió que la pérdida promedio de agua durante su suministro y tratamiento era del 34%. En muchos casos, las pérdidas importantes son causadas por un mantenimiento deficiente del sistema, especialmente en lugares donde los sistemas de medición son deficientes o no existen. La disminución de estas pérdidas mejorará la eficiencia general del sistema.

 

Además, las empresas de servicio de agua con problemas de fugas se ven obligadas no solamente a bombear más agua de la que realmente se necesita, sino también a aumentar la presión del sistema para garantizar que el agua llegue al consumidor. Por lo general, el aumento de la presión es económicamente más caro que arreglar las fugas y mantener una presión más baja. Además, una presión más alta en el sistema en realidad agrava las fugas, desperdiciando incluso más agua y energía.

 

 

Sistemas de contabilización del agua

 

La implementación de un sistema de contabilización del agua es un primer paso muy valioso para controlar las pérdidas. De preferencia, la contabilización del agua debería comenzar en su lugar de origen y extenderse hasta los usuarios finales para determinar las pérdidas de agua. La Figura 2 presenta un diagrama del flujo de agua que entra a través de un sistema, y puede tomarse como marco de referencia para medir el agua desperdiciada  por las empresas de servicio de agua.

 

Al cuantificar el déficit, conocido y no conocido, del agua entregada, la contabilización de las pérdidas puede dar una idea al equipo administrativo de las fugas que existen en el sistema de distribución  Las pérdidas deberán rastrearse en forma mensual, especialmente en las áreas de alto riesgo, para ayudar a identificar nuevas fugas, medidores inexactos y desviaciones ilegales del agua. Una comparación de la cantidad de agua que sale del sistema con el agua vendida a los clientes ayudará a cuantificar las pérdidas.

 

Incluso bajo buenas condiciones de administración, normalmente el agua desperdiciada constituye de un 10 a un 15% del agua producida. Por consiguiente, si las pérdidas de agua son mayores del 15 al 20% del agua producida, será necesario tomar medidas correctivas. Es importante hacer hincapié en que los programas para disminuir el agua desperdiciada necesitan de un mantenimiento constante, pues si las empresas no continúan su vigilancia volverán a presentarse las fugas.

 

Estrategia para la detección y reparación de fugas

 

Una estrategia completa para la detección y reparación de fugas permite que el equipo administrativo encargado del uso eficiente de la energía en el suministro de agua aproveche la información obtenida de la contabilización de las pérdidas, acompañándola de acciones específicas para reducirlas. Esta estrategia puede incluir pruebas in situ realizadas con regularidad, utilizando equipo de detección de fugas por computadora, un estudio sónico de detección de fugas o cualquier otro método aceptable para su localización. La disminución de las fugas puede implicar la inspección de las tuberías, la limpieza del equipo y otros esfuerzos de mantenimiento para mejorar la forma en que está operando el sistema de distribución y evitar que en el futuro ocurran fugas y rupturas.

 

La filtración proveniente de canales es un problema muy común de pérdida de agua, tanto para los sistemas de agua urbanos como para los rurales. Tanto el revestimiento de los canales como las tuberías pueden reducir la filtración. Con frecuencia los canales sin revestimiento pierden de un 30 a un 50% de agua, dependiendo del tipo de suelo, pero un sistema revestido y bien operado puede mantener las pérdidas por debajo del 10%. De la misma manera, la utilización de tuberías enterradas en lugar de canales puede dar como resultado mejoras en la eficiencia de la distribución en aproximadamente un 30%. Esto también puede tener un impacto significativo en la calidad del agua y reducir el robo.

 

Equipo para detección de fugas

 

Aunque algunas fugas son fácilmente detectables mediante la inspección general de áreas con propensión a fugas, muchas de ellas se presentan en las tuberías subterráneas. Algunas de estas fugas pueden detectarse cuando el agua fluye hacia la superficie, pero muchas veces no son detectadas durante períodos muy largos. Los municipios pueden utilizar una variedad de dispositivos para medición de flujo, y un equipo sónico y acústico para detectar las fugas e identificarlas con precisión. Aunque estos dispositivos requieren una inversión inicial mínima de varios miles de dólares, rápidamente se recupera su valor.

 

Un correlacionador sónico de fugas mide el tiempo que tarda el sonido de la fuga en viajar a los sensores sónicos en ambos lados de la fuga, para determinar en forma precisa su ubicación. Para que el correlacionador tome medidas exactas, el usuario necesita información detallada sobre el tipo, dimensiones y diseño de la tubería que se está midiendo.

Acerca de | Actividades | Conceptos Watergy | Recursos Técnicos | Financiamiento
Contáctenos | Foro | Chat